BLOG
Reformas

Reforma del suelo: cuál es el mejor suelo para una casa

El suelo es una de las partes más importantes a la hora de acondicionar una vivienda. Además de definir el estilo y la personalidad de la casa, un suelo tendrá que ser cómodo y adaptarse a las condiciones climáticas del entorno. Si estás pensando en realizar una reforma del suelo, puedes seguir leyendo para saber cuál es el mejor suelo para una casa.

Reforma del suelo

¿Qué características debe tener un suelo además de su belleza estética? En general, un buen suelo será aquel que ofrezca resistencia al paso habitual de las personas, durabilidad, facilidad para su limpieza y resistencia a la humedad. Teniendo en cuenta estas características, podrás empezar a pensar en el tipo de suelo que mejor se adapte a tus necesidades. Además, para realizar un cálculo aproximado del presupuesto, tendrás que tener en cuenta otras cuestiones como la superficie donde se va a instalar, el proceso de instalación y el tipo de material.

Cuál es el mejor suelo para una casa

Es posible afirmar que no existe un único tipo de suelo para la casa. La elección dependerá especialmente de los gustos de las personas, las necesidades de quienes vayan a residir en la vivienda, y la estancia de destino del suelo. Para tener una idea más concreta del resultado final, lo más importante es conocer los tipos de materiales que existen para suelos.

Baldosas

Las baldosas están indicadas para cualquier espacio de la vivienda, ya que se realizan con materiales muy resistentes y duraderos, como son las cerámicas y las porcelanas. Es un tipo de suelo fácil de mantener, aunque la instalación es compleja y el precio varía de un tipo a otro de baldosa. El único punto en contra es que resulta un suelo bastante frío tanto a nivel de temperatura como visual, aunque cada vez hay más variedad de colores, diseños y tamaños.

Tarima flotante

Una de las opciones más escogidas en la actualidad y que gana terreno frente a otras clásicas. El suelo se forma mediante láminas independientes, que se unen de forma sencilla entre ellas, cosa que abarata los costes a pesar de que el material de base es algo más caro. El resultado final es una imitación casi perfecta de la piedra natural o de la madera, con la ventaja de que resulta mucho más fácil de mantener, y de que en caso de desgaste es posible reemplazar una lámina sin afectar al resto. Como parte negativa, el material no es tan resistente como los naturales y el acabado parece más artificial.

Piedras naturales

Apostar por un suelo de piedra natural siempre es una gran idea. El coste inicial será más elevado, pero son materiales que tienen gran resistencia y que posiblemente nunca sea necesario reparar o modificar. Existe una gran variedad de piedras, como el mármol, el granito, la arenisca, el cuarzo, el travertino, la pizarra, etc., siendo únicamente necesario escoger aquella que mejor vaya en cada estancia.

Madera natural

La madera es un material que consigue por sí solo la calidez de los espacios, por eso se mantiene como una de las opciones preferidas de la mayoría de las personas. La madera natural aporta luz a cualquier diseño, adaptándose a viviendas modernas o clásicas. Además, es fácil de limpiar y cálida al tacto, aunque tiene el inconveniente de necesitar más cuidados y mantenimiento que otros materiales. Como punto a tener en cuenta, es recomendable evitar colocar suelos de madera en lugares con mucha humedad o en estancias en las que corre agua, como el baño o la cocina, ya que la madera podría estropearse al contacto con el agua.

Suelos de vinilo

La opción más económica en cuanto al material y a la forma de instalación, ya que no requieren de la ayuda de un profesional. Con modelos muy variados y decorativos, que se colocan fácilmente sobre el suelo anterior y consiguen un efecto instantáneo de diseño y de aislamiento al frío y al calor. La desventaja de este material es que es poco resistente al paso del tiempo y al uso, por lo que en algún momento habrá que cambiarlo de nuevo.

Moquetas

Sirven para recubrir cualquier superficie de la casa, consiguiendo mayor calidez rápidamente gracias a la facilidad de instalación y al bajo coste. Como desventajas, hay que tener en cuenta que son complicadas de limpiar y mantener, acumulan polvo con facilidad y suelen ser un problema para las personas alérgicas.

Microcemento y hormigón

Con esta alternativa conseguirán un suelo resistente, fácil de limpiar y a prueba de humedades. Es más económico que otros materiales naturales, aunque la instalación es bastante compleja. Se aplica sobre suelos previamente instalados, consiguiendo aislamiento. La mayor desventaja es que se trata de un material frío, que no permite un diseño personalizado más allá de una pequeña variación del color.

Linóleo

El acabado de este material es muy similar al obtenido mediante el suelo de vinilo, con la diferencia de que el linóleo se forma a partir de materias primas orgánicas. Es una alternativa que está ganado cada vez más popularidad, ya que además de ser sostenible, es resistente y duradero, permite una gran variedad de diseños y es muy fácil de instalar. La única pega es que se trata de un material más costoso, y de mantenimiento complejo, ya que se recomienda pulirlo al menos dos veces al año.

Con todos estos datos sobre cuál es el mejor suelo para una casa, tienes todas las herramientas para realizar la reforma del suelo. Contacta con nosotros si necesitas más información al respecto o para pedir un presupuesto personalizado.

Compartir este artículo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

RECIBE GRATIS 3 PRESUPUESTOS

de 3 Empresas de tu Zona

Tu reforma económica y de calidad empieza AQUÍ

Cuánto cuesta reformar...
Provincias con mayor número peticiones de presupuestos
ver más ciudadescerrar ciudades

Anunciado en medios

Pedir 3 Presupuestos Gratis